<data:blog.pageTitle/>

This Page

has moved to a new address:

http://emeemespain.com

Cambio de sitio

emeeme: Recordando el verano...

martes, 2 de septiembre de 2014

Recordando el verano...

Hoy vengo a contarte que ya estoy de vuelta.

Que estas dos semanas de ausencia no significaban que me hubiera cansado del blog, que hubiera decidido dejar de escribir, que ya no me gustara hablar contigo y hubiera decidido abandonar.

No. 
Es que estaba de vacaciones. Como la inmensa mayoría de los madrileños en el mes de agosto.

Así que mi entrada de hoy es un poco triste.
Triste porque se acabo lo bueno.
Triste porque el verano termina y volvemos a las rutinas.

bye bye verano


Lo que te voy a contar hoy, no es ni novedoso, ni demasiado original.
Te voy a contar unas vacaciones que son como casi todas nuestras vacaciones de los últimos años.
Como las que ya te conté aquí .

Es lo que tienen los niños.
Les gusta repetir experiencias.
Les gusta volver a lo conocido, revivir años anteriores.
Ir a sitios que llevan añorando todo el curso.

Y la verdad es que a mí también me gusta.
Porque las vacaciones tienen que ser para descansar.
Para no pensar demasiado y dejar que el tiempo pase de esa forma lenta que pasa cuando no hay obligaciones, ni horarios, ni citas, ni reuniones.

Nuestras vacaciones de agosto tienen siempre dos partes.
Primero en un pueblo de Segovia, en la casa que allí tienen mis padres, y la segunda quincena la pasamos en Galicia, en otro pueblo precioso que se llama Aldán y que también es ya como nuestra casa.

Segovia, vacaciones en familia


Sí, Segovia es la parte de verano para pasar en familia.
Son días de levantarse tarde, pasear por el campo, montar en bici, ir a los columpios… pero sobre todo, sobre todo, son días de estar en casa de los abuelos.

Y eso, aunque no lo creas es muy interesante por varias razones.

-        Porque en casa de los abuelos, hay una buhardilla con todos los juguetes que teníamos mis hermanos y yo de pequeños.
Y eso es un tesoro que no se puede comparar con nada.
Clicks (sí clicks, no playmobil como se llaman ahora), madelman, peluches, telesketch (¿tu no tenias telesketch?), incluso Barbies y Nancys… todo allí guardadito y esperando a ser descubierto.

-        Por el jardín. En el que se puede estar solo. Sin que tus padres te vigilen. En el que se puede jugar con la bicicleta, el patinete, las pistolas de agua… los coches, los muñecos. Con todo.

-        Por la posibilidad de que el abuelo te haga una nave espacial.
Sí, sí, una nave espacial!
Tú no tienes más que llevar tus bocetos previos, esos de la nave que siempre necesitaron tus muñecos, y el abuelo busca los materiales necesarios para construirla.
¿no es genial?

DIY nave espacial























Y podría contarte mil cosas más muy buenas de este principio de vacaciones.

Como dormir juntos, o a veces dormir con mamá,  acostarse a las tantas, no jugar nunca al ordenador porque no tenemos conexión a internet, ir al río a la Boca del Asno, los columpios “de abuelos” (esos de hacer gimnasia que son los mas peligrosos y los que mas les gustan a Miguel y a Carlitos), las pipas, los helados, las patatas fritas… la piscina.

Aldán, Galicia, la playa, la pesca, el sol y la lluvia.


Y Aldán, en Galicia, es nuestro segundo destino.

Aldán es ya como nuestra pueblo. Creo que este es nuestro séptimo año de vacaciones allí.
Casi nada…

Es otro sitio en el que acumulamos constumbres y experiencias familiares, conocidas y previsibles.

La playa


A ninguno de nosotros nos encanta ir a la playa durante horas.
Vamos, nos bañamos, nos volvemos a casa.
Pero a los niños les encanta pescar.
Pescar con ese artilugio que parece un cazamariposas y que allí llaman ganapán.

pesca en la playa


Porque la playa de Aldán es preciosa por las tardes, cuando se está poniendo el sol.
Y la mejor sin duda para coger peces chiquititos y cangrejos.
Y para, por supuesto soltarlos después y que sigan viviendo felices en el mar.

Este año además fue como si nos tocara la lotería porque encontramos una estrella de mar. 
Una estrella enorme que estuvo una mañana en un cubo en casa y que por la tarde los niños soltaron lo más lejos posible para que nadie volviera a molestarla.



El bosque


El bosque es otra de los sitios increíbles que tiene Aldán.
Un bosque secreto, pegadito a la carretera.
Un bosque misterioso en el que parece que la luz del sol no puede entrar.
Un bosque en el que algunos buscan insectos y otros dibujan hojas.


El jardín


Y el jardín de nuestra casa.

Salvaje y lleno de plantas…

El mejor jardín cuando llueve porque se llena de caracoles con los que jugar.
Y porque muchos de esos caracoles son tan chiquititos aún que dan muchas ganas de adoptarlos y llevártelos a casa para siempre.



















Y tu...
¿Que me cuentas de tu verano?

Dejamé un comentario con tus novedades o tus rutinas veraniegas.
Me encantaría conocerlas.

Y si quieres ser el primero en enterarte, suscribeté por mail:


Delivered by FeedBurner

Etiquetas: ,

8 comentarios:

Blogger Juanjo Boté ha dicho...

Es un post muy bonito. Además cuando lo veas de aquí a unos meses, recordarás las fotos y te hará ilusión. La nave del espacio con la botella de plástico no tiene desperdicio. La estrella de mar tampoco.

Mi verano ha sido...que parecía otoño. Creo que hemos ido a la playa 6 días de todo agosto.

Un abrazo

Juanjo

septiembre 02, 2014 7:26 p. m.  
Blogger Maria eme ha dicho...

Muchas gracias Juanjo.
La nave de la botella es chulisima, y Ironman se puede sentar dentro.

No creas, nosotros tambien hemos tenido dias malos en Galicia. Casi una semana. Esos son los dias de los caracoles

septiembre 02, 2014 10:26 p. m.  
Blogger Alejandro Quintana ha dicho...

Precioso María, me llegó al alma. Qué suerte poder disfrutar de todo esto, tus hijos ahora tal vez no valoran lo que verdaderamente están adquiriendo, pero es algo que no tiene precio. Están construyendo recuerdos imborrables por los cuales sentirán nostalgia cuando tengan nuestra edad. Lazos imborrables con todo esto. Genial. Y por cierto ¡quiero un abuelo así! :) Un saludo, muchas gracias por emocionarnos.

septiembre 02, 2014 11:14 p. m.  
Blogger Maria eme ha dicho...

Gracias a tí Alejandro.
Por leerme y por comentar.
Yo tengo recuerdos de estos de cuando era pequeña. Cosas que no se me olvidan y sé que no se me van a olvidar nunca.

Y... lo siento, pero al abuelo no podemos cedertelo. Es nuestro.

septiembre 03, 2014 12:41 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Preciosa narración de tus vacaciones. Creo que se disfrutan tanto antes de que lleguen, como después recordando. Es genial saber disfrutar de lo que tenemos y pensar que volverá el año que viene. Un beso Maria.
Especadiz

septiembre 03, 2014 5:58 p. m.  
Blogger Esther ha dicho...

¡Qué maravilla, María!
Yo también opino que los lugares ya conocidos son los mejores para pasar las vacaciones y para crear bonitos recuerdos. Aunque también me encanta hacer turismo y conocer sitios nuevos pero eso... es otra cosa.
Mis recuerdos de los veranos también son de pueblo, así que me identifico bastante con vuestras rutinas de Segovia. Es que crear una rutina en las vacaciones con cosas que te gustan es estupendo ¿verdad?
Vamos, que me ha encantado tu entrada recordando el verano. Y enhorabuena por poder y saber disfrutarlo.
Muchos besos.

septiembre 04, 2014 11:19 a. m.  
Blogger Maria eme ha dicho...

Hola Espe.
Los niños se pasan el año pensando en Galicia, en los peces, en el jardin, en los caracoles...
Cada año tienen un montón de cosas que recordar.
Un beso

septiembre 04, 2014 12:04 p. m.  
Blogger Maria eme ha dicho...

Claro Esther, a mí tambien me gusta ir a sitios nuevos, de hecho, cuando estamos en Galicia procuramos dar una vuelta por otras ciudaddes como Oporto, Santiago...
Y me encantaria ir este año con los niños a Paris o a Londres. a ver si puede ser....
Un beso

septiembre 04, 2014 12:07 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal